Nuestro tiempo se encuentra marcado por el signo del cambio. El creciente número de relaciones e interacciones al que nos vemos expuestos en este siglo, marca un carácter especial donde el nivel de complejidad de nuestro mundo impacta cotidianamente en nuestras decisiones y acciones personales, familiares y comunitarias. México ha ingresado al fenómeno de globalización en donde el reto de adaptación y flexibilidad se extiende a todos los ámbitos sociales, viviendo una transformación permanente que nos presenta retos que demandan mayor capacidad de formación y desarrollo personal para responder al cambio.

En el ámbito familiar se cuestiona la calidad de tiempo dedicada a los seres queridos; se habla de la poca capacidad de los Padres de Familia para poner límites, ejercer la autoridad y mejorar la comunicación padres-hijos, lo que afecta la relación interpersonal y favorece la desintegración familiar.

La paternidad es aceptada como un fenómeno natural y biológico creyendo que por el hecho de haber sido hijos, somos capaces de desempeñarnos como Padres. Sin embargo para ejercer un liderazgo visionario en la familia, se requiere capacidad y habilidad para trasformar paradigmas y actitudes cotidianas aprendidas ancestralmente, para integrarlas al ritmo de la modernidad. Es a partir de esta transformación profunda que se puede hablar de responder a una misión personal.

En nuestro entorno, la pobreza, la falta de responsabilidad de los medios de comunicación masiva en la transmisión de noticias, espectáculos e información negativa, salarios bajos, falta de infraestructura urbana y de espacios de recreación sana, hacinamiento, la incorporación de la mujer al ámbito laboral etc. etc. han venido a crear nuevas formas de organización familiar, que definen cambios en la composición, estructura y dinámica de la vida familiar. Estos cambios de forma muy significativa han afectado al tejido social aumentando los índices de la violencia social, estructural y familiar, el pandillerismo, la drogadicción, la desintegración familiar, el embarazo en adolescentes, madres solteras, deserción escolar, familias disfuncionales, omisión de cuidados de infantes, etc. etc.

Ante esta realidad y conscientes de que la Familia es la primera escuela de las virtudes humanas que todas las sociedades necesitan, se plantea la necesidad de promover acciones que tiendan a fortalecer la tarea educativa de los padres y madres de familia, dándoles herramientas técnicas educativas esenciales para el desarrollo sano e integral de los hijos, entendiendo que los procesos educativos dejan huella en la sociedad y los individuos. Es bajo esta concepción que nace y se desarrolla Escuela de Padres en el Estado de Chihuahua como un apoyo valioso para las familias.

1997: Nace la primera Escuela de Padres en Cd Juarez, Chih. bajo la dirección de la Lic. Blanca Isela Carrasco Loya con la metodología de ECCA (Educación Continua y Compartida de Adultos) cuyo modelo originario de España se ha difundo en Latinoamérica y México desde hace mas de 30 años.

1998: La Fundación del Empresariado Chihuahuense, A.C. (FECHAC) compra la franquicia para distribuirla en las principales ciudades del Estado, abriéndose centros de Escuelas de Padres ECCA en Cd. Juárez, Chihuahua, Cuauhtémoc, Delicias, Camargo, Parral, Ojinaga, Jiménez, Ojinaga y Casas Grandes.

2002: Se constituye como Asociación Civil con el nombre de Formación y Desarrollo Familiar, se incorporan otras metodologías y se cambia el nombre de ECCA por el de Oneami ( vocablo Rarámuri que significa Padres).

2003: Inicia operaciones como Asociación Civil, formándose en cada ciudad sus respectivos consejos directivos.

Alcance: Iniciamos trabajando con 90 beneficiarios en 1997 y actualmente tenemos un padrón de mas de 70,000 personas que han tomado nuestros talleres en el Estado de Chihuahua, contamos con 48 personas trabajando de tiempo completo en nuestra Organización y 80 voluntarios.

Contamos con Registro ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social No. FDF-020103-LI2-0013.

"Fortalecer a la familia a través de un modelo educativo, de desarrollo humano y de valores para contribuir a la formación de personas valiosas para la sociedad."

Como un organismo líder en Formación Humana con valor público generado por la calidad y calidez de sus servicios en favor de la familia.

Calidad, calidez, responsabilidad, flexibilidad, disponibilidad, innovación, compromiso y perseverancia.

Son las ideas que guían nuestras acciones y conforman la expresión de nuestra filosofía como Organización.